Storybook Logo

¿Por qué un bebé debe dormir bien?

Un bebé debe dormir bien, porque durante el sueño es cuando su cerebro se desarrolla, además afecta significativamente su comportamiento,  bienestar y emociones. De allí la importancia de un buen sueño ya que favorece al adecuado progreso de las destrezas físicas, cognitivas y afectivas.

Existen muchas ideas acerca del sueño del bebé ya que no faltará quien nos diga durante el embarazo… aprovechen para dormir,  porque una vez que nazca el bebé ya no podrán dormir nunca más…

Y realmente una de las mayores dificultades para los nuevos padres es el sueño, o sustancialmente la falta de él. Esta preocupación va de la mano con la paternidad; como mamá (o papá) de bebé pequeño, pronto te darás cuenta que el tiempo que duermes dependerá de tu bebé.  Cuántas veces queremos ya acurrucarnos en la cama para dormir,  pero tu chiquitín te llama con su llanto, porque tiene hambre, necesita lanzar unos gases, un cambio de pañal o inclusive quiere sentir el calor de los brazos de mamá en medio de la noche, o a la madrugada.

Seguro te interesa: Masajes para que el bebé duerma mejor

¿Qué papel desempeña el sueño en bebes de 2 a 3 meses? 

El sueño es un proceso activo. Durante las horas que pasa despierto examina su entorno. Y cuando duerme el sueño a diferencia de un adulto, promueve el aprendizaje, su cerebro está madurando para procesar y explorar su ambiente. Muchas investigaciones demuestran que los bebes aprenden y procesan las respuestas al mundo que los rodea aun mientras duermen.

¿Cuánto tiempo es “normal” que duerma mi bebé?

A veces nos parece que nunca duerme… o que duerme mucho en el día y que en la noche se pasa despierto. El patrón del sueño del bebé cambia durante su primer año. Mientras los recién nacidos duermen hasta 18 horas al día, en unas semanas más se mantendrá despierto por períodos mas largos y por lo tanto empiezan a disminuir las veces en que se despierta en la noche.

Etapas del sueño

El bebé pasa por diferentes estados de conciencia es decir no siempre podemos decir que está totalmente dormido o despierto. Sin embargo, existen dos etapas en las que pasa el 50 % del tiempo durante el sueño.

  • Sueño activo, también conocido como sueño REM, movimiento ocular rápido. Aunque la respiración se vuelve más regular, el pequeño se sobresalta con ciertos ruidos.
  • Sueño profundo,  sueño tranquilo o sueño no REM, cuando el bebé duerme tranquilamente sin moverse; los espasmos y otros movimientos se detienen.

También están los estados despiertos o ‘activos’:

  • Sus ojos comienzan a cerrarse; y entra en un estado de adormecimiento.
  •  Sus ojos están muy abiertos, su rostro está radiante y su cuerpo quieto, está en alerta silenciosa.
  •  Mueve activamente su cara y su cuerpo, permanece en alerta activa
  • Llora, aún hasta grita; mueve esporádicamente su cuerpo, está en la etapa del llanto.

¿Qué mamá no ha entrado en la habitación mientras duerme el bebé para ver si respira? El conocer los estados y las señales del sueño del bebé, nos ayudarán a ser más conscientes y reconocer a las sutilezas de los esquemas de sueño del chiquitín.

Estableciendo rutinas de sueño

Tenemos que considerar que a pesar de que existen ciertos patrones generales de sueño, cada bebé establecerá su propio ritmo, que puede ser influenciado por varias situaciones:

  1. La interacción entre la mamá y el bebé .
  2. El horario de alimentación
  3. El nivel de estrés y temperamento de la mamá o de la persona que cuida del bebé.
  4. El ambiente que le rodea, ruido, tipo de colchón, calor o frio excesivo.

Si analizamos estos puntos, podremos mejorar algunas circunstancias y establecer rutinas que sean positivas en el sueño del bebé

Qué importante es la relación que establecemos con el bebé que ya empezó desde el momento mismo que estaba en nuestro vientre, la mirada amorosa que lo cobija, los brazos protectores que le dan seguridad, la voz amable que lo arrulla, las manos que lo acarician colmarán la parte emocional indispensable para la tranquilidad y desarrollo del pequeño.

Las horas de sueño durante el día influenciarán positivamente en su horario nocturno, nos sirve de ayuda el hecho de que el bebé tenga su propio espacio para dormir, una cuna, un moisés.  El arroparle para que se sienta cómodo, acomodarlo boca arriba.

Aprovechar la hora del baño y la del cambio de pañal para realizarle masajes, ya que, al estimular el sentido del tacto por medio de la piel, el corazón baja su el ritmo,  se eleva el oxígeno, que relaja y calma al bebé y crea un ambiente que propicia un sueño tranquilo y reparador. 

Podemos encontrar en Storybook App, cuentos y masajes que nos serán de gran utilidad para propiciar el buen descanso del bebé. 

Storybook ayuda a sus pequeños a conciliar el sueño, mejorar las molestias y conectarse con ellos a través de masajes, historias y música.