Storybook Logo

¿Cómo ser una mejor madre?

Al tener a su bebé recién nacido en sus brazos, la nueva madre siente que ha encontrado un tesoro:  su corazón se ha llenado de un amor que nunca había sentido antes. Pronto las redes sociales estarán llenas de fotos de esa pequeña joya, con su carita arrugada y la ropa grande, pero para ella, es el bebé más hermoso del mundo, quiere mostrar al mundo su pequeño príncipe o su bella princesita. Su único deseo es ser la mejor madre.

Pero el tiempo pasa demasiado rápido y muy pronto termina esa primera emoción, y comienza a sentirse la rutina, cansancio, molestia, presión y esa motivación inicial se va apagando. Sin embargo, en su interior sigue latente ese pensamiento de cómo ser una mejor madre.

La poca valoración del rol de madre hace que muchas veces se vea la crianza como un tiempo perdido. Por un lado, la sociedad actual presiona a la mujer para dejar las tareas propias de la maternidad. Sin embargo, cada vez más estudios científicos apoyan  la gran  importancia al nexo de la mamá con su hijo. 

De hecho, nuevas investigaciones demuestran que ese apego puede evitar enfermedades, estimular el sistema inmunológico y aumentar su inteligencia. 

“Los besos y abrazos de una mamá son una fuerza de la naturaleza mas poderosa de lo que jamás se pensó” Dr. Deepack Chopra.

El apego madre/hijo ha evolucionado para convertirse en un proceso fisiológico que envuelve no solo nuestros corazones, sino nuestros cerebros, hormonas, nervios, y casi todas las partes de nuestros cuerpos, según revelan los estudios.  

Las caricias de una madre y la nutrición emocional que ella provee estimulan el crecimiento del hipocampo, la región del cerebro relacionado con la memoria, el aprendizaje y  el manejo del estrés. “Su amor es clave en el desarrollo del niño”. Dra. Joan Luby. 

¿Cómo miras a tu hijo? 

Muchas veces se los considera una carga, una molestia o un estorbo para la realización personal. Al escuchar a algunas mamás se refieren a ellos como una bendición, que los aman y que hacen todo por ellos, pero seamos sinceras… en la práctica, ¿demuestran ese amor?

Más allá de demostrar mucho o poco, existen pautas que ayudan a las mujeres a ser mejores madres:

Aceptación y amor incondicional: que no depende de lo que el niño haga, ni de sus habilidades, ni de su físico, ni de su conducta.  

 

Todas pasamos por momentos en que parece que ya no podemos más en esa tensa batalla que significa la crianza. Cuando llegues a ese momento crítico, cierra los ojos y respira. Luego recuerda, como te sentiste cuando supiste la noticia que ibas a tener un hijo. Seguramente te sentiste llena de alegría, maravillada por la noticia, o a lo mejor enojada y asustada, era una noticia que no esperabas… 

Los hijos son un regalo, tesoros especiales a los que hay que tratar con especial cuidado.

El efecto de las palabras 

 

Las palabras son semillas. Al hablarlas en voz alta, son plantadas y cobran vida propia, echan raíces, crecen y producen la misma clase de fruto. 

Tus palabras mamá son increíblemente importantes, si comparas a tu hijo con sus hermanos u otros niños, no permitirás que desarrolle su propio carácter ni que se sienta bien con sus propias cualidades. 

Si constantemente le gritas estás afectando su tierna sensibilidad. A veces sin darnos cuenta siquiera el hablar en forma dura, enojada, no percibimos los efectos duraderos en sus impresionables vidas. 

 

El cambio es algo constante 

 

Los niños pasan por distintas etapas de desarrollo y  tenemos que crecer juntamente con ellos. 

Pensar en que yo debo criar a mis hijos como me criaron mis padres, es negar la propia individualidad del niño y sus propias necesidades. Cada niño tiene su propio carácter, temperamento, gustos.

Es preciso prepararnos  para ayudar a nuestros hijos a crecer y desarrollarse de una manera saludable sin controlarlos ni abrumarlos, cuidando su manera de ser particular, para que pueda afrontar los cambios del crecimiento. 

Si bien es cierto que los niños no tienen todavía todos los elementos para tomar decisiones ni cuidarse por si solos, necesitarán la guía y el cuidado de padres y madres responsables. Es nuestra tarea formarlos para que se conviertan en adulto correctos, emocionalmente sanos, que puedan tener la fuerza para afrontar sus propias luchas. 

Paciencia y perseverancia son requisitos esenciales

 

Esperar es parte de nuestra vida y de nuestras relaciones, Pero es diferente esperar que alguien haga algo, a esperar a que alguien crezca, cambie o tome una decisión. 

¿Qué tan buena eres para responder la misma pregunta por décima vez? ¿o eres de las que no tiene paciencia? recuerda que el niño aún no tiene la experiencia o la capacidad de hacer las cosas como tu quieres. La perseverancia es un requisito tan necesario, estar día tras día, cuidando, alimentando, enseñando, repitiendo… 

Ser una mejor madre no es fácil… no existe la madre perfecta, ni una fórmula exacta, pero esto es clave:

  •  Si le provees  de un hogar seguro, estable.
  •  Si le valoras, le das tu tiempo, energía y dedicación
  •  Si le escuchas, no solo con tus oídos sino con el corazón, sin juzgarle
  • Si cometes un error y le pides perdón 
  • Si aprendes a perdonarle
  • Si das importancia a las cosas pequeñas que son importantes para él o ella
  • Si los tratas con respeto

Estarás dando los pasos para convertirte en la mejor madre para tus hijos. Recuerda también que los masajes infantiles serán claves para que el niño tenga confianza en sí mismo y mejorar la relación con su madre. Storybook es una aplicación que combina los cuentos con masajes infantiles para mejorar el sueño de bebés y niños, además de fortalecer el vínculo entre padres e hijos a través del tacto para crear momentos únicos con técnicas sencillas y personalizadas.

{{cta(‘f167783d-42b1-4aef-90d6-c9d5203dad43’)}}

Storybook ayuda a sus pequeños a conciliar el sueño, mejorar las molestias y conectarse con ellos a través de masajes, historias y música.